Un Observatorio Publicitario es un foro de observación, análisis y canalización de las denuncias formuladas por la población respecto a imágenes y contenidos sexistas, discriminatorios y con estereotipos de género femeninos y masculinos, que aparezcan en las publicidades difundidas en cualquier medio de comunicación (electrónico e impreso).

Por qué un observatorio publicitario sobre sexismo?

La publicidad es un discurso que propone conductas y valores más allá de los objetivos comerciales que le dan su razón de existir. Debido a su enorme inserción en nuestra cotidianeidad, creemos que los contenidos del discurso publicitario deben ser observados, revisados y criticados de forma profesional, respetuosa y rigurosa. Desde la Asignatura Pensamiento Creativo de la Universidad Abierta Interamericana, desarrollamos este Observatorio sobre Sexismo en Publicidad para contribuir a la construcción de una cultura de equidad entre hombres y mujeres. Bienvenidas y bienvenidos quienes quieran participar con sus denuncias, sus ideas y sus comentarios.
Si querés observar alguna publicidad por su contenido sexista envianos un mail a observatoriopublicitario@gmail.com

Declarado de Interés Municipal por el Honorable Concejo Municipal de la Ciudad de Rosario. Decreto Nº 31.323, Expte. Nº 166.837 - P-2008 C.M.- Sesión del jueves 23 de octubre de 2008.

domingo, 17 de abril de 2016

Observaciones para todos los estereotipos

Hace un tiempo que no publicabamos observaciones. Un poco por falta de tiempo, un poco porque tememos ser repetitivos. Sucede que los avisos que son observados por nuestro público constituyen nuevos ejemplos de los mismos estereotipos.
Claro que esto, nos indica que, pese a las críticas, los modos de pensar y concebir las relaciones humanas, los roles sociales y las formas de representación especialmente de las mujeres continúan siendo profundamente repetitivos.
Aquí vamos a detallar las últimas denuncias recibidas, esperando comentarios y críticas que permitan seguir pensando estos tópicos:

1. El tema del Verano: como siempre, el arranque de temporada llega con campañas llenas de vitalidad, diversión y "espíritu joven". En este entramado semiótico, nunca faltan las chicas como "elemento decorativo". Paulina nos hizo llegar su crítica a esta campaña de Claro, donde una cola de mujer es uno de los elementos que llenan la pantalla.  Nos hizo llegar también la polémica que el mismo desató en Twitter, pero no pudimos linkearla....


 2. Los estereotipos económicos: Marcos y Claudia, y su historia familiar y de pareja ya son un clásico, nos resultan simpáticos y divertidos, sus versiones de temas muy populares constituyen hits. Sin embargo, como sostiene nuestra lectora Araceli, es bueno mantener presente la observación sobre la asignación de roles económicos: en cada uno de los spots se consolida el rol de compradora compulsiva de la mujer y el rol controlador y racional del hombre, además de la idea que no se explicita pero subyace de que esa mujer gasta alegre e insensatamente, un dinero que no produce...


3. Los sexismos solapados: Quizá los más complicados, porque se disfrazan de complicidad. En este caso, Gaby Leiva nos hace llegar un spot de Ser en el cual se coloca a las mujeres en un lugar de "sapiencia nutricional" y a los hombres como desinformados y atrasados... Desde una perspectiva de género no alentamos un cambio de roles de esta naturaleza, no pensamos que reivindicar a las mujeres implique denigrar a los varones. Por otra parte, no es menos sexista que a las mujeres se las ubique en un lugar de sabe cuando se habla de dietas o artículos de limpieza...


4. El Día de la Mujer: Este clásico de cada año, cambia para continuar manteniéndose fiel a sus modelos.
Los bancos ya no nos enojan... hasta nos causan gracia.

 Un poco más indignante resulta una publicación de la Universidad de Buenos Aires, en la cual las mujeres son protagonistas, ya sea en matrícula, investigación, docencia, extensión, militancia. Nadie puede confeccionar un saludo más interesante que este gag tipográfico que mezcla una U, un ojo y una ubre?


Y una lástima que una marca local, que tiene una comunicación fresca y creativa caiga en concepciones tan poco felices con respecto a las actividades e intereses de las mujeres oficinistas.




Nos preguntamos una vez más: si nos aburrimos de denunciarlos, los creadores y las marcas, ¿no se aburren de los mismos argumentos?

No hay comentarios: